lunes, 29 de febrero de 2016

CINE DEPORTIVO: THE PROGRAM (BIOGRAFIA DE LANCE AMSTRONG).

Esta semana he visto la película the program del director Stephen Frears. Es una película basada en la vida de Lance Amstrong, en su subida al olimpo de los dioses y en su caída al infierno, reconociendo que todo había sido una gran mentira, y que todas sus victorias estaban manchadas por el dopaje.











La película para los que conocemos el tema o hemos leído algunos libros sobre el tema está bien por que conocemos muchos detalles por los libros, pero quizás para alguien más novato se quede un poco corta o le falten cosillas. Aun así me parece una película muy valiente que muestra lo que tantos años se lleva ocultando en el pelotón. Creo que retrata bastante bien la doble vida del ciclista, pero creo que se queda incluso corta en muchos aspectos de la oscuridad y de los sentimientos que viven estos deportistas.
Después de leer el libro de David Millar y el de Tyler Hamilton, o leer las declaraciones de Manzano, creo que la película no aborda muy bien el dilema moral que viven muchos ciclistas en el pelotón, y creo que tampoco deja ver los efectos secundarios que tiene el dopaje en el atleta. Me hubiera gustado que hubiera dado más detalles de las consecuencias del dopaje, tanto físicas como mentales, ya que en la película se deja entrever como que el dopaje era algo necesario que sencillamente te hacía rendir más sin ningún costo a cambio, nada más que el altísimo costo económico. En cambio si leemos las biografías de los ciclistas que han confesado hablan de un día a día muy duro desde el punto de vista psíquico y moral, además de un infierno desde el punto de vista físico. Estos corredores dicen que se tenían que poner alarmas de madrugada por miedo a morir de lo espesa que tenían la sangre, también hablan de transfusiones realizadas sin ningún cuidado, incluso de errores al ponerles la sangre con consecuencias muy graves llegando casi a morir. Tampoco hablan de los efectos secundarios en muchos corredores, que empiezan a necesitar somniferos para dormir y que empiezan a consumir otro tipos de sustancias.
Así que la película está bien, por que creo que queda bien retratada la soberbia de Lance Amstrong y como se convirtió en el capo del pelotón. Creo que también se retrata bien su hambre de victoria, y creo que deja totalmente en evidencia que los directores de equipo eran partícipes de todo el proceso (lo que ellos llaman programa) de dopaje. Eso es algo en lo que quiero hacer hincapié, por que siempre que pillan a un corredor el director y el equipo se desmarcan y no sucede nada, cuando estoy segurísimo en un 99,99% que todos los directores son consciente de lo que hacen los corredores, es más creo que la mayoría son los que inician a los deportistas en este oscuro mundo.
Así que señores del ciclismo, NO ME CREO LA INOCENCIA DE NINGUN DIRECTOR!!!, me da igual que se llame Manolo Saiz, que Johan Bruynell, que Eusebio Unzué o Alvaro pino. Son todos parte de ese mundo y estoy casi seguro que todos eran partícipes en el dopaje de los corredores.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada