jueves, 15 de mayo de 2014

YAGO LAMELA EL MEJOR SALTADOR ESPAÑOL DE LA HISTORIA

Por desgracia este post lo escribo después de una tragedia horrible. El saltador asturiano Yago Lamela de solo 36 años fallecía la semana pasada en su casa de Avilés de un infarto. Todo el mundo especulaba mucho sobre su muerte ya que en los últimos años es verdad que lo estaba pasando mal debido a una depresión muy fuerte, pero después de al autopsia todo parece indicar que fue un infarto.

Lo ocurrido me hace pensar en varias cosas ¿están los deportistas de élite preparados para afrontar su vida después de acabar su carrera deportiva? ¿Ayudan las diferentes federaciones y los comités a integrar a los atletas a la vida laboral?  Mi respuesta a estas tres afirmaciones es rotunda NO, NO Y NO!!!.
Yo tuve la suerte de coincidir con Yago en los entrenamientos, y para mi era un honor y un placer verle saltar. Por edad siempre competimos juntos, ya que el era del 77 y yo del 78 la diferencia era que yo solo entrenaba y competía por amor al arte y por que me encantaba el atletismo y el era un superclase que iba a marcar una época en nuestro atletismo. Aún así a el no le importó compartir foso conmigo tantas y tantas veces, es más me aconsejaba, me ayudaba y me trataba como uno más. Lógicamente yo me sentía cohibido y al principio cuando llegaba el, intentaba marcharme al otro foso por vergüenza, pero el nunca se mofó o me trató con desprecio, siempre estuvo dispuesto a compartir foso, incluso entrenador; ya que un año que por horario entrenaba Yo solo, tanto él como Juanjo Azpeitia(su entrenador)me ayudaban diariamente con mis entrenamientos y me llegaron a tratar como uno más de grupo.

Así pues con 14,15 y 16 años coincidimos en numerosas pruebas y verle saltar era algo alucinante. Todos sabíamos que iba a ser una estrella del atletismo, pero nunca nos pudimos imaginar que podría llegar a pelear con Ivan Pedroso en uno de los concursos mas bonitos de longitud de la historia. Yo al igual que Lamela alternaba el triple salto con la longitud y en cada prueba que competíamos juntos escuchabas..."Yago acaba de batir el record de España de la categoría por x centímetros", "yago hizo la mínima para el europeo en su primer salto...". Estaba claro que iba a llegar a la élite.
Personalmente mi trato con él fue siempre cordial y bueno.Era un chico introvertido, no muy hablador, que tenía un defecto según su entrenador, le encantaba comer jejejjejejeje. Su constitución no era la típica de un saltador, Yago no era el típico saltador alto, ligero, de piernas largas, sino mas bien lo contrario. Tenía mucha masa muscular en el tren inferior, casi tenía piernas de futbolista y no era precisamente delgado y ligero, de hecho le costaba estar en su peso ideal, quizás por que le encantaba el dulce, las galletas de chocolate y la comida no tan sana, pero todo ello lo suplía con una velocidad endiablada y una capacidad de salto innata.
Ver entrar a Yago en la tabla de batida era un espectáculo, ¿como alguien podía llegar con esa velocidad a la tabla y transformar eso en un salto?, a mi me parecía imposible.
Fijaros si era rápido que en las pistas de San Lazaro en Oviedo, le podías ver hacer series de velocidad entrenando y era capaz de ganar a muchos velocistas puros. Era una fuerza de la naturaleza.
Antes de empezar a hablar de los problemas de Yago os quiero dejar el video del que ha sido uno de los mejores concursos de saltos de la historia de la longitud. Su duelo con Ivan Pedroso pasará a la historia del atletismo y en esa competición Yago sacó todo lo que lleva dentro:


El problema de Lamela en mi opinión empezó con su primera lesión grave en el tendón de Aquiles. Esta claro que para un saltador es la peor lesión que le puede sobrevenir y más cuando estás en el mejor momento de tu carrera, y como es lógico eso no es fácil de digerir, sobretodo si eres alguien tan competitivo y con tantas ganas de hacer historia como lo era Yago.
Esta es la cronología de sus lesiones que para mi fueron el detonante de sus problemas emocionales y psiquicos:
A comienzos de 2004 empezó a sentir dolores en el tendón de aquiles, que irían degenerando hasta tener que competir totalmente anestesiado en Atenas 2004, donde pese a todo consiguió llegar a la final olímpica. Poco después se operó en Finlandia a manos de Sakari Orava, pensando en recuperarse en unos meses. Sin embargo, la recuperación tardó más de lo esperado, a lo que hubo que sumar un accidente de tráfico. Por último, en 2006 se rompió los dos tendones, dos semanas antes de la planeada reaparición en competición.
En abril de 2007 se operó otra vez en Finlandia de una tendinosis, con la esperanza de volver a la competición e incluso disputar los juegos de Londres. A pesar de las buenas sensaciones en un principio, sin sentir dolor por primera vez en mucho tiempo,tras la rotura de un gemelo en un entrenamiento abandonó la competición definitivamente.
Después de su retirada Yago volvió a Asturias y por lo que dice la rumorología no llevaba una vida muy ordenada, aunque por lo que yo se después de que el año pasado estuviera bastante fastidiado parecia que los últimos meses estaba mucho mejor, mas animado, entrenando a un grupo de chicos. Así que esta muerte repentina es un palo enorme para todos. Yo personalmente me siento triste y no solo por que lo conocía personalmente sino por la sensación que tengo de que Lamela murió en un estado de soledad absoluto. La fama es verdad que trae muchas amistades, que la mayoría de las veces por desgracia son efímeras, pero una vez que uno empieza a bajar de la cresta de la ola y desaparecer de los medios, esas amistades igual de rápido que llegaron se vuelven a esfumar, y ahí es cuando el atleta o el deportista se queda solo. Algunos logran encauzar su vida por otros ámbitos, pero la mayoría sufre para seguir adelante. Y aquí tenemos que hacer una distinción importante, hay deportes como el fútbol en los que se hace mucho dinero que te permite empezar algún pequeño negocio , realizar una inversión, etc... y hay otros deportes como el atletismo, la gimnasia, el ciclismo, donde es realmente complicado ahorrar dinero para cuando termines tu carrera profesional. El problema es que en estos deportes dedicas muchísimas horas a entrenamientos y viajes, lo que no te permite apenas formarte fuera del ámbito deportivo y luego te ves con 35 o 36 años sin ningún tipo de estudio, con poco dinero y sin nadie que te asesore o te guíe un poco en tu futuro. Esto para mi tendría que ser una cosa que se planteasen seriamente los diferentes comités olímpicos y las federaciones, no se puede dejar desamparados a esos atletas que nos han dado la gloria y de los que nos hemos servido durante años para sacar pecho por el mundo.
Para terminar este post, quería poneros una carta que ha escrito el gran atleta Leonés campeón de lanzamiento de peso,Manolo Martinez. Creo que es una bonita despedida, para alguien como Yago, alguien irrepetible.


       Carta de Manolo Martinez:

"Quiero hoy escribirte unas líneas abarrotadas de palabras, como debían haber estado las gradas siempre que saltabas, como debían haber estado los bancos de Canterbury en aquella tarde soleada, abarrotadas de palabras venidas del único sitio que merecen salir, de lo más profundo de mi alma dolorida, de lo más recóndito de mi razón contrariada, de lo más brillante de mis recuerdos recuperados.

Dicen que las luces que iluminan con fuerza se consumen aprisa, puede que sea esa la razón de tu marcha repentina, también puede que fuese esa la razón de tu risa contagiosa. Te has ido como viviste, deprisa, la velocidad ha sido tu razón de ser, nunca olvidare la fuerza de tus pasos, ni la profundidad de tus silencios.

Quiero hoy hablar de lo bueno, ya bastante malo es perderte, podría quejarme de este país de cainitas y de su doble rasero, pero prefiero gritar que muchos hemos sido alguna vez Yago Lamela Tobio con nuestra melena de mosquetero al viento, saltando por encima de todos los lamentos, suplicando que Iván Pedroso no vuele más que nosotros y finalmente aceptando la plata, como una bendición del cielo, con una sonrisa de oreja a oreja y un abrazo de los sinceros.

Hasta siempre compañero, ojalá nos veamos en otra vida, en otro mundo, en otro cielo, ojalá te hayas ido satisfecho, por que lo que tú has hecho, otros no lo logran ni en tres vidas partiéndose el pecho, hasta siempre compañero, ojalá nos veamos en otra pista, en otro círculo, en otro cielo.

Man Martínez".

DESCANSA EN PAZ YAGO LAMELA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada